El grave error de David Ortiz con su teléfono

por Isaac Ramírez 0

   

Tener tu teléfono inteligente hackeado se siente como si alguien robara tu casa. Nuestros teléfonos inteligentes no solo son objetos de valor; también indican a los intrusos cuáles son nuestros objetos de valor más importantes. Si algo está en el teléfono que siempre tienes contigo, entonces, por definición, es significativo. Esta invasión masiva de la privacidad es una grave violación de nuestro espacio personal, y puede llevar tiempo descubrir qué falta.

Almacenar, botar o regalar nuestros Smartphones puede dar pie a situaciones para las que posiblemente no estamos listos, como extorciones, filtrado de información confidencial, entre otras, por eso y sobre todo si eres una celebridad por mas seguro que pienses que estas en tu entorno, para mantener nuestros teléfonos y su contenido seguros y protegidos, se deben desarrollar ciertos hábitos y estrategia para proteger nuestra información personal.

Aquí hay algunos consejos sobre cómo proteger su teléfono inteligente de piratas informáticos / hackers  e intrusos:

  • Mantén tu software actualizado: Instala las actualizaciones del sistema operativo y las aplicaciones tan pronto como estén disponibles, o mejor aún, configura la instalación automática.
  • Evita el Wi-Fi y el Bluetooth públicos: No uses redes Wi-Fi abiertas en lugares públicos, ya que pueden exponer tus datos a ataques cibernéticos. Usa tu conexión celular privada siempre que sea posible y desactiva el Wi-Fi y el Bluetooth cuando no los necesites. Si no puedes evitar usar el Wi-Fi público, considera usar una aplicación VPN para cifrar tu conexión.
  • Usa un código de acceso, una huella digital o un reconocimiento facial: Protege tu dispositivo con un código de acceso de cuatro o seis dígitos, o mejor aún, con una combinación más larga de letras y números. También puedes usar el escaneo de huellas dactilares o el reconocimiento facial para desbloquear tu teléfono de forma rápida y segura. Asegúrate de que las aplicaciones con información personal también estén protegidas con contraseñas.
  • No compartas tu número de teléfono con cualquier aplicación: Cuantos más lugares tengan tu número, más vulnerable eres a los mensajes de texto no deseados y a las estafas. Considera añadir una segunda línea a tu teléfono móvil con aplicaciones como Google Voice, Sideline, Line2 o Hushed, que te permiten tener un número alternativo para tu móvil.
  • Limita la información personal que compartes en las redes sociales: No publiques datos como tu ciudad natal, tu dirección exacta, tu lugar de trabajo, tu número de teléfono o los nombres de tus familiares en las redes sociales. Estos datos pueden ser usados por los hackers para rastrearte o acceder a tus cuentas. Usa las opciones de privacidad de Facebook y otras plataformas para ocultar la mayor parte de la información sobre ti.
  • No almacenes información personal, documentos o archivos en tu teléfono: Borra los correos electrónicos confidenciales, las fotos geolocalizadas y los documentos sensibles de tu teléfono. Transfiere las imágenes y los documentos a tu ordenador y elimina los correos electrónicos de cuentas financieras, laborales o sanitarias.
  • Activa la autenticación de dos factores (2FA): Aunque sea molesto tener que introducir un código adicional cada vez que accedes a una cuenta, la 2FA te ofrece una capa extra de protección en caso de que alguien consiga tu contraseña.
  • Usa contraseñas fuertes y mentiras en las preguntas de seguridad: Crea contraseñas que contengan al menos 16-20 caracteres con una mezcla de letras y números, mayúsculas y minúsculas, y símbolos. Cambia tus contraseñas cada seis meses o un año, o tan pronto como sepas que se ha producido una violación de datos. No respondas honestamente a las preguntas de seguridad, sino que usa respuestas falsas o aleatorias que los hackers no puedan averiguar.
  • Evita los correos electrónicos fraudulentos (phishing): No hagas clic en enlaces sospechosos, no abras archivos adjuntos desconocidos ni ejecutes actualizaciones de aplicaciones desde el correo electrónico. No intentes acceder a tus cuentas financieras desde correos electrónicos aleatorios, sino que ve directamente al sitio web oficial e inicia sesión con tu nombre de usuario y contraseña.
  • Rastrea y borra tu teléfono si se pierde o te lo roban: Usa servicios como Buscar mi iPhone o Encontrar mi dispositivo de Android para localizar tu teléfono perdido en un mapa y borrarlo de forma remota si es necesario. Estos servicios también pueden hacer sonar tu teléfono para ayudarte a encontrarlo si lo has extraviado temporalmente.
  • Instala un antivirus en tu teléfono: Los hackers suelen usar el malware para robar contraseñas e información de las cuentas. Puedes combatirlo con una aplicación antivirus para tu smartphone, que comprueba si las aplicaciones, los PDF, las imágenes y otros archivos que descargas están infectados antes de abrirlos.
  • Revisa los permisos de tus aplicaciones: Comprueba qué permisos has concedido a tus aplicaciones, como el acceso a la cámara, el micrófono, tus contactos o tu ubicación. Revoca los permisos que no sean necesarios. Para los iPhones, ve a Ajustes > Privacidad, donde verás una lista de todas las aplicaciones y los permisos que les has dado. Para los dispositivos Android, el camino exacto puede variar según el dispositivo, pero en un Google Pixel lo encontrarás en Ajustes > Aplicaciones y notificaciones > Avanzado > Gestor de permisos o en un Samsung Galaxy en Ajustes > Aplicaciones > Permisos de aplicaciones (a través de los tres puntos verticales en la parte superior derecha).
  • Haz copias de seguridad de tu teléfono: Asegúrate de tener una copia de seguridad de tu teléfono para proteger tus documentos e imágenes importantes en caso de que tu teléfono se pierda o te lo roben. Así podrás acceder a ellos desde otro dispositivo.
  • No descargues aplicaciones de fuentes desconocidas: Evita instalar aplicaciones que no provengan de la tienda oficial de tu sistema operativo, como la App Store o Google Play Store. Estas aplicaciones pueden contener virus o malware que pongan en riesgo tu seguridad. Nunca descargues aplicaciones a través de mensajes de texto, ya que es un método común que usan los hackers para infectar tu teléfono.
  • Carga tu teléfono solo en puertos USB seguros: No uses puertos USB públicos para cargar tu teléfono, ya que pueden exponer tu información personal a ataques cibernéticos. Lleva contigo un adaptador de enchufe además de tu cable USB si viajas. Un adaptador USB también protegerá tu información personal de los ataques cibernéticos.
  • No hagas jailbreak a tu iPhone: El jailbreak te permite acceder a aplicaciones y software no disponibles en la App Store, pero también expone tu teléfono a virus y malware. Si decides hacer jailbreak a tu teléfono, perderás la garantía y el soporte de Apple.
  • Si adquiriste un teléfono nuevo, hazle Backup al viejo, pasa esos datos al nuevo y formatea adecuadamente el antiguo antes de guardarlo o regalarlo a alguien.

Espero que este resumen te haya sido útil. ¿Hay algo más en lo que pueda ayudarte?

Deje un comentario